Contrato de Franquicia: ¿Es obligatorio comprarlo todo a la Franquicia?

¿Es obligatorio comprar únicamente a la franquicia o a sus proveedores autorizados?

 Es muy común en los contratos de franquicia que se exija el aprovisionamiento exclusivo a los proveedores que proporciona la central franquiciadora. La idea de realizar la gestión de esta forma es que la Franquicia actúe como una central de compras y por tanto sea capaz de conseguir, por el volumen de compras adquiridas mediante su red de producción y distribución, mejores costes para todos sus asociados o franquiciados. Evidentemente, el incremento en volumen de negocio ha de conllevar mejores precios con los proveedores.

El problema está precisamente cuando no es así y en realidad lo que existe es un beneficio adicional para el Franquiciador y no un aprovechamiento de economías de escala que beneficiaría al franquiciado. Cuando ocurre esto lo más habitual es que los franquiciados empiecen a tomar decisiones al margen de la franquicia desvirtuando a la misma y a medio plazo diciendo salir de la Franquicia en la que confiaron en su día.

Casos hemos tenido muchos, desde Franquicias como DIA en el que los franquiciados han llegado a denunciar directamente a la Franquicia  a casos como Panaria que sin llegar a ser denunciados no ha tenido el arraigo esperado y muchos franquiciados han marchado después de un par de años con la marca. Nuestro despacho ha asesorado tanto a Franquicias que desean volver a enamorar a sus Franquiciados como a Franquiciados que tras haberlo intentado por su cuenta han decidido marchar de la Franquicia por su falta de entendimiento.

 

¿Cómo funciona un contrato de Franquicia respecto a la obligación de compra?

Los contratos de Franquicia se rigen por el Reglamento nº330/2010 de la Comisión del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y en concreto de su artículo 101 apartado 3. En este punto se determinan las categorías de acuerdos verticales con la Franquicia así como las prácticas concertadas.

Entonces, ¿es legal que nos obliguen a comprar únicamente a unos proveedores determinados?

El artículo 1 apartado d establece expresamente sobre la cláusula de no competencia que cualquier obligación directa o indirecta que prohíba al comprador fabricar, adquirir, vender o revender bienes o servicios que compitan con los bienes o servicios contractuales, o cualquier obligación, directa o indirecta, que exija al comprador adquirir al proveedor o a otra empresa designada por éste más del 80 % del total de sus compras de los bienes o servicios contractuales y de sus sustitutos en el mercado de referencia, calculadas sobre la base del valor o, cuando sea la práctica corriente en el sector, del volumen de sus compras en el año precedente.

 

En resumen y bajo la premisa de este artículo, sí existe la obligación de compra de hasta un 80% de los bienes y servicios bien a la franquicia o bien a los proveedores designados por ésta.

Ahora bien, como en toda norma debe haber una exclusiones. En concreto, en el artículo 5 se puntualizan o se toma en consideración alguna aclaración llegando incluso a establecerse que pueda quedar excluido de obligación:

 

Límite de 5 años: cualquier cláusula, directa o indirecta, de no competencia cuya duración sea indefinida o exceda de cinco años no le será de aplicación la exención prevista en el artículo 2 del Reglamento 330/2010 de la Comisión si dura más de cinco años.

 

Debe tenerse bien considerar además que el artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la UE dicta que queda prohibido cualquier acuerdo entre empresas o sus asociaciones así como las prácticas entre ellas que puedan perjudicar la competencia dentro del marco Europeo. Es decir, dando por supuesto que es aceptable que se obligue al franquiciado a comprar ello no puede suponer impedir o restringir cualquier competencia mediante la aplicación de monopolios por la propia posición de la empresa o franquicia dentro del mercado.

Así, esta directiva cita que no se pueden fijar directa o indirectamente los precios de compra u otras condiciones contractuales, ni limitar la producción o el desarrollo de inversiones así como repartirse el mercado o las fuentes de producción o abastecimiento ni por supuesto aplicar condiciones desiguales que supongan una desventaja competitiva o subordinar contratos a la aceptación por imperativo de otros contratantes adicionales que no guarden relación directa con los contratos principales.

 

Por tanto, y como resumen, el Reglamento establece en su artículo 1 que solo se considerará como cláusula de no competencia aquella que incluya la obligación, directa o indirecta, que exija al franquiciado ( comprador en general ) adquirir a los proveedores u otras empresas designada por el franquiciador (vendedor o distribuidor principal en otros casos ) más del 80 % del total de sus compras de los bienes o servicios contractuales y por tanto de sus sustitutos en el mercado de referencia. Por tanto, ante este caso, se ha de entender que sólo existe nulidad por el exceso sobre aquel 80% establecido siendo por tanto libre la contratación del 20% de los suministros del franquiciado.

 

Para valorar la obligación o no de seguir las pautas de una Franquicia es importe dar respuesta a la pregunta de qué se regula con un contrato de Franquicia. En este sentido, hay que entender que el Franquiciador, mediante su contrato y su know-how lo que pretende es que el franquiciado replique su negocio. Y claro está, en virtud de esta condición suele ser imprescindible que los aprovisionamientos de productos los aporte el franquiciador de forma exclusiva y exija esa misma condición para los productos homogéneos que proporcionan sus proveedores.

De esta conclusión extraemos que pueden ser objeto de distribución exclusiva los productos fabricados por la franquicia puesto que son principalmente los que marcan la estética, calidad y peculiaridad de la franquicia o marca. Ahora bien, todos los productos que pueden encontrarse en cualquier otro establecimiento como supermercados u otros comercios difícilmente entren dentro de estos parámetros por lo que la exclusividad se pierde y por tanto existiría libre mercado para el franquiciado.

Igualmente, como adelantábamos en nuestro artículo, la clave de la exclusivad en la compra o no de los productos servidos por los proveedores de la Franquicia reside en la ventaja competitiva que puede ofrecer la red comercial por el volumen de compra. Esa ventaja es la que otorga crédito y por tanto fuerza a la obligación de cumplir con las normas de la franquicia de comprar únicamente a sus proveedores autorizados. Al mismo tiempo, esa ventaja otorga a la Franquicia el derecho a cobrar Royalties por el servicio global que ofrece puesto que otorga, como lo hace cualquier central de compras, una ventaja competitiva respecto al resto de empresas o marcas del sector.

 

¿Puede la Franquicia poner un sobrecoste en los productos?

No. Precisamente en el artículo hacemos hincapié en que la compra a los proveedores de la franquicia ha de suponer una ventaja competitiva y ser una réplica exacta del negocio por lo que el suministro de productos debe ser en las mismas condiciones en que lo hace la Franquicia directamente sin sobreprecio pudiendo únicamente repercutir gastos como almacén o logística.

Cualquier suministro que suponga un sobrecoste en el producto ocasionando únicamente beneficio al franquiciador hará que las condiciones del contrato de Franquicia con respecto a la exclusividad de compra a proveedores homologados quede totalmente invalidada según establece el Reglamento 330/2010 de la Comisión por cuanto existiría una abuso contractual.

Únicamente tendrán validez éstas cláusulas cuando quede específicamente regulado en el contrato de Franquicia, cosa que evidentemente no ocurre en el 90% de los casos analizados por nuestra Asesoria.

 

Escoger una Franquicia es equivalente a un matrimonio puesto que la ruptura está legalmente prevista pero siempre será dolorosa. Por tanto, escoger correctamente con qué marca trabajar, leer atentamente el contrato e incluso negociar abiertamente algunas de sus condiciones es imprescindible para conseguir un buen entendimiento. Los últimos años hemos vivido un auge importante en número de Franquicias y no todas tienen contratos válidos, ni aplican economías de escala por lo que a medio plazo muchos franquiciados marcharán. De hecho, el nacimiento de muchas franquicias precisamente ha sobrevenido de emprendedores que han abandonado la Franquicia con la que habían iniciado sus proyectos para iniciar una vez adquiridos conocimientos del sector su propia marca o franquicia con la que crecer. De esto tenemos muchos ejemplos, como podría ser que de GRANIER han surgido franquiciados que han montado Es Pans o Boheme, Masedy, etc. cosa que a nuestro parecer no beneficia a ninguna de las dos partes.

 

De las grandes firmas también han surgido Asociaciones de franquiciados en aras de garantizar que los derechos de los franquiciados sean protegidos. El problema de algunas de estas asociaciones es que son gestionadas por franquiciados poco afines o revolucionarios que más que ayudar a la Franquicia siendo la voz del franquiciado buscan una revolución en las marcas que en realidad acaban por ahondar en sus defectos acrecentándolos y ayudando más bien poco. Las Asociaciones de Franquiciados deben ser objeto de supervisión imparcial y debe ser gestionada por un equipo plruidisciplinar en el que participen tanto multifranquiciados como franquiciados recién llegados a la marca. Todos deben formar una única voz frente a la franquicia y deben ser un apoyo a la marca o enseña madre evitando discusiones habituales como: “con lo que ganan ya podrían bajar el precio de…” o “se han comprado una nave nueva con lo que nos cobran…”; y este tipo de frases que suelen ser poco constructivas para ambas partes. Para evitar este tipo de actuaciones la gestión y transparencia de la Franquicia ha de ser fundamental y la de las Asociaciones de Franquiciados han de ser constructivas.

 

Asesorarse bien antes de escoger una franquicia es fundamental para garantizar el éxito del matrimonio entre Franquicia y Franquiciador. Nuestra consultora dispone de departamento jurídico y legal que asesora a grandes firmas y grandes emprendedores a conseguir el éxito de sus respectivos negocios.

 

Daniel Moreno Haro

CEO La Central del Negocio

CEO Asesoría Edac

Más información sobre las obligaciones como franquiciado en la web de nuestra Asesoria en Barcelona: https://www.serviciosdac.com/desvincularse-franquiciado-salir-una-franquicia/

Archivos adjuntos

Related Post

thumbnail
hover

Lo último en inversión. El Business...

Lo último en inversión: El Business Flipping. ¿En qué consiste? Lo primero que debemos aclarar es que nos vamos a referir siempre al Fli...

thumbnail
hover

Negocios que triunfarán en 2019: Las...

Negocios por Internet que triunfarán en 2019: Las Proptech Internet es una fuente inagotable de negocio, recursos y talento. Esto es una re...

thumbnail
hover

¿Cómo solicitar un concurso de acreedores?...

¿Qué es un concurso de acreedores? Un concurso de acreedores es un procedimiento jurídico. Este se da cuando se producen problemas de ins...

Comentarios

    • Hola, gracias por estos artículos , me gustaría hacer una pregunta qué tal ven el negocio de las ópticas, yo tengo una óptica, y por lo que he leído en el artículo de las franquicias, y los precios de competencia, yo soy optica independiente y mi pregunta es ¡ es normal o legal que digamos que yo compre un gafa por ej al proveedor y que salga más cara que lo que por parte de otros se venda en internet a todo el público? Y hablo del mismo producto ósea la misma gafa modelo y marca, La legislación lo permite? No sé la española o la europea ? Esper que conteste muchas gracias.

      • Buenos días,

        En relación a la consulta efectuada por usted, en relación a la venta de productos en internet a precio sensiblemente inferior a los que venden los proveedores de esos mismos productos.

        En las franquicias, resulta obligatorio que todos los franquiciados utilicen los proveedores del franquiciador, y ello porque se pueden conseguir precios mas asequibles cuando el volumen de compras es alto. Las franquicias se rigen por Reglamento nº330/2010 de la Comisión del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y en concreto de su artículo 101 apartado 3. En este punto se determinan las categorías de acuerdos verticales con la Franquicia así como las prácticas concertadas. En el artículo 1 de dicho Reglamento se establece la obligación de comprar al menos el 80% de los productos a los proveedores de la franquicia, quedando libre la compra del otro 20%.

        En su caso, como nos indica que es profesional independiente, que no se incluye en franquicia alguna, la regulación de la cuestión planteada se regirá por lo dispuesto en la Ley 3/1991 de la Competencia, de 10 de enero, que regula la existencia de competencia desleal.

        Para que exista competencia desleal deben darse dos requisitos:

        -que el acto realizado tenga influencia en el mercado para perjudicar a terceros o confundir a los compradores
        -que tengan como finalidad sea vender sus productos ( a valor bajo) en detrimento de terceros que ofrecen los mismos productos a precio normal.

        La Ley regula las diferentes conductas que comportan una competencia desleal, pero en concreto el supuesto que nos consulta sería el de vender los productos a la baja , es decir ofrecer el productos por precio sensiblemente inferior al que se ofrece en el mercado normal por idéntico producto que proviene del mismo proveedor. Esta conducta se regula en el artículo 17 de la mencionada ley,

        “1.- Salvo disposición contraria de las leyes o de los reglamentos, la fijación de precios es libre.

        2.-No obstante, la venta realizada bajo coste, o bajo precio de adquisición se reputará desleal en los siguientes casos:

        a)Cuando sea susceptible de inducir a error a los consumidores acerca del nivel de precios de otros productos o servicios del mismo establecimiento.
        b) Cuando tenga por efecto desacreditar la imagen de un producto o de un establecimiento ajenos.
        c) Cuando forme parte de una estrategia encaminada a eliminar a un competidor o grupo de competidores del mercado.”

        En su caso esta competencia estaría encuadrada en las letras a) y c) del artículo anterior.

        Para evitar esta competencia desleal que produce pérdidas en su negocio, se debe acudir a los Tribunales, mediante el ejercicio de una serie de acciones según la que corresponda al caso en concreto:

        1.- Acción declarativa de deslealtad
        2.- Acción de cesación de la conducta desleal o prohibición de reiteración futura
        3.- Acción de prohibición para el caso de que no se haya iniciado la competencia pero se tenga constancia de ella.
        4.- Acción de remoción de efectos producidos por la conducta desleal (reclamar daños)
        5.- Acción de resarcimiento de daños y perjuicios que ocasione la conducta desleal.
        6.- Acción de enriquecimiento injusto que procede ante el derecho de venta en exclusiva

        Las acciones por competencia desleal prescriben EN UN AÑO desde que pueden ejercitarse, es decir en un año desde el momento en que se tiene conocimiento de que se está realizando (artículo 35 de la Ley de Competencia)

        Por lo tanto de todo lo anterior podemos indicar que realmente no se permite por la legislación la venta de productos a la baja, en detrimento de sus propios clientes si la acción la realizara el productor o si la realiza el proveedor o por un tercero con aquiescencia del proveedor o productor. Las soluciones siempre son jurídicas y normalmente los proveedores o productores ya han previsto este circunstancia, muchos de los cuales lo que hacen es decir que son productos “outlet”. Los vendidos a través de terceros, normalmente cuentan con la tolerancia de productores y proveedores si no han entablado acciones en contra de ese tercero. Suelen incluso crear sociedades o empresas específicamente para distribuir los productos mediante ellas a precios mas bajos.
        En cualquier caso hay que demostrar los perjuicios y proceder judicialmente.
        Esperamos haber resuelto al menos inicialmente sus dudas. Caso de que quisiera profundizar en el asunto o haya quedado dudas al respecto no dude en ponerse en contacto de nuevo con nosotros.
        Sin otro particular reciba un cordial saludo.

        Josefina Moreno García

Deje su comentario