Todo lo que debe saber sobre SGAE. ¿Es obligatorio pagar a SGAE?

Todo lo que debes saber sobre SGAE: ¿Es obligatorio pagar a SGAE?

Ante todo debemos conocer que la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) es una empresa privada, autorizada por el Gobierno como entidad sin ánimo de lucro, para gestionar los derechos de propiedad de autores y editores, por lo tanto no tiene carácter público y los “inspectores” que se personan en los locales exigiendo los pagos y levantando “actas” no son no tienen carácter ejecutivo suficiente para imponer sanciones.

Es decir, pueden informar y dar parte a la SGAE de una posible conducta que pueda ser susceptible de estar sometida a cuota, pero la SGAE no puede sancionar directamente, sino que tiene que acudir a los Tribunales de Justicia, para conseguirlo, donde se reclama una deuda mediante facturas emitidas por la SGAE en función de las cuotas que estiman deben pagarse.

A mayor abundamiento hay que dejar claro que no solo existe la SGAE como empresa que gestiona los derechos de autor, sino que hay otras AGEDI y AIE y alguna otra. Por lo que el hecho de pagar las tasas de la SGAE no libera de pagar las generadas por las otras entidades.

AGEDI se dedica a proteger los derechos de los productores fonográficos, en principio sin ánimo de lucro (casette, CD, radio)

AIE protege los derechos de los artistas respetos al fonograma (casette, Cd, radio)

Son empresas independientes, y sus resoluciones pueden ser acumulables, porque se refieren a la protección de derechos diferentes, unos son los productores y otros los artistas.

Aclarados los puntos anteriores pasamos a ver que podemos hacer y cómo funcionan estas entidades.

¿CÓMO DEBEMOS ACTUAR ANTE UNA INSPECCIÓN DE LA SGAE?

La persona que comparece en el local en nombre de la SGAE, se arroga la cualidad de “inspector”, por lo que tiene que actuar como tal y por tanto,

En primer lugar debe identificarse como inspector de la SGAE, antes de comenzar su visita, puesto que es un particular y no tiene autoridad para revisar nada. Los datos que le facilitemos lo hacemos voluntariamente, no pueden obligarnos.

Si se identifica podemos intentar hablar con él para que vuelva en otro momento, acordando día y hora, para que podamos ver lo que revisa, busquemos asesoramiento legal previo y, de esta forma podamos hacer alegaciones llegados el momento de juicio si nos demanda por no haber pagado las cuotas.

En segundo lugar, si no se identifica hasta el final de la visita, podemos no firmar ningún documento que nos presente, igual que haríamos con un inspector real. Es decir los inspectores de un organismo público, tienen obligación de identificarse antes del inicio de la inspección puesto que si no lo hacen, su trámite puede ser fácilmente anulable.

-Al finalizar la visita, el inspector levanta acta de lo que ha encontrado y lo normal es que pretenda que se firme la misma por el titular del local investigado. Pero en realidad no existe obligación alguna de firmar nada, porque cualquier documento que firmemos supone una declaración afirmativa de los hechos que figuran en el acta y la aceptación de los mismos y como quiera que la inspección normalmente se lleva a cabo de manera “sorpresiva” , no nos permite defender nuestros derechos total con libertad.

A mas “inri” si firmamos el acta, pagamos la sanción y finalmente contratamos el servicio con la SGAE, ello no nos libera de otras posibles inspecciones por el resto de empresas de este sector, por lo que conviene mucho ver lo que firmamos.

El consejo general es no firmar el acta inicialmente y con posterioridad, si interesa, informarse en la SGAE de las condiciones para contratar, porque puede haber algunas modalidades más ventajosas (siempre en el caso de que interese dicha contratación).

-Ante una actitud negativa por nuestra parte, el inspector puede llegar a amenazar de algún modo con sanciones, o con el cierre del local, etc., así que podemos invitarle a salir del local y en caso necesario llamar a la fuerza pública para que se haga cargo del asunto.

¿TODOS LOS ARTISTAS ESTN DEFENDIDOS POR LA SGAE?

No. La respuesta es negativa, porque no disponen de la defensa de los derechos de todos los artistas, por lo que solo pueden pedir el cobro de aquellos que obren en sus archivos. Esta es la prueba fundamental en los procedimientos de reclamación que inicia la SGAE, el deber de acreditar que en sus archivos se encuentran unos determinados artistas y en concreto acreditar que se encuentra aquél que ha dado origen a la sanción impuesta.

¿TODOS LOS NEGOCIOS TIENEN QUE PAGAR LA SGAE?

La respuesta es si, en un principio.

Los tribunales están rigiendo en la actualidad por el criterio del beneficio obtenido con la difusión de las imágenes, músicas etc.

La STSJUE de 2010, recogió supuestos para el caso de fonogramas, y señalan criterios sobre las consideraciones a tener en cuenta para que una empresa resulte obligada al pago, estableciendo como criterio el que de dicha utilización de fonogramas se produzca un beneficio de quien los está haciendo servir.

De este modo, p.ej .un hotel que utiliza medios de reproducción fonográfica, consideran que se utiliza la misma como un servicio más del negocio y por lo tanto tiene carácter lucrativo, porque incrementa el valor de los servicios que ofrece y puede redundar en un aumento de la clientela.

Sin embargo un pequeño negocio, (un dentista, un peluquero etc.) no obtienen un aumento de su clientela por el tipo de música o de reproductor fonográfico que utilice, puesto que sus servicios no tienen relación alguna con la música, utilizando la misma solo como distracción de los cliente, pero no influye en modo alguno en el aumento de los mismos.

Por tanto la jurisprudencia viene utilizando el criterio del lucro o beneficio que se produzca por la reproducción sonora realizada.

En la práctica sin embargo, cualquier local que disponga de un dispositivo reproductor, bien de sonido (radio) o de imagen (TV), un  CD conectado con altavoces etc., se presupone que está difundiendo contenidos protegidos y por tanto obligado al pago de tasas.

Entonces, ¿EXISTE PRESUNCIÓN DE OBLIGATORIEDAD?

Por desgracia es cierto. Como hemos comentado antes, desde el momento, en que se dispone de un aparato reproductor de música o bien de una televisión, dentro del local, se presupone que el dueño del mismo, emite contenidos protegidos por estas entidades. Por tanto se presume siempre la obligación de pagar.

Por otro lado, como quiera que protegen los derechos con carácter universal, es imposible saber cuáles de los artistas, productores o autores se encuentran realmente en sus archivos.

Además, los tribunales vienen invirtiendo la carga de la prueba, es decir, lo normal sería que la SGAE o las otras entidades, demostraran que entre sus archivos se encuentra el artista en concreto, pero lo que hacen es que sea el titular del negocio, quien tenga que demostrar que no lo hace servir de ese modo.

Solo se puede evitar la sanción de dos formas:

-Retirando los aparatos de difusión

-Firmando el contrato con la SGAE con alguna de las otras entidades y pagar la cuota mensual correspondiente.

-Desintonizando canales, en el caso de televisiones. Solo tener sintonizados canales de deporte y de noticias.

-Instalando carteles en el local, que indiquen que no se reproduce ningún contenido protegido por derechos de autor (útil si utilizamos plataformas alternativas).

¿QUÉ SE  PUEDE HACER PARA NO PAGAR Y PONER MÚSICA?

Si fuera música, la única alternativa es buscar aquella que no esté dentro del marco de la SGAE o de las otras empresas.

A raíz de esta problemática, se han creado plataformas en internet, domiciliadas en países extranjeros, cuya música esta fuera del ámbito de la SGAE. También suponen una suscripción anual pero a costes mas asequibles. De esta forma en caso de intento de sanción se puede acreditar con el documento de esa plataforma, que la música no pertenece a la SGAE.

Es conveniente, si se contrata la música en estas plataformas, que se indique este extremo mediante carteles en el local, es decir “este establecimiento no emite contenidos protegidos por derecho de autor.” De esa forma si le inspector de la SGAE levanta acta, tiene que hacerlo constar y si hay clientes en el local, siempre se puede intentar una prueba testifical en un procedimiento, si bien los testigos suelen ser reacios a comparecer judicialmente.

Si es una televisión la que hay en el local, evidentemente no puede conectarse aquellos canales que tengan contenidos protegidos. Por lo tanto queda muy reducida la utilización de la misma, solo para programas de noticas y eventos deportivos.

Siempre se va a presuponer que puede utilizarlo para otros canales, por lo que sería conveniente solo tener sintonizados los canales de noticias y los deportivos, el resto sin sintonizar, porque de esa forma si viene un inspector es mas defendible nuestra postura.

En cualquier caso, ojo porque estamos hablando de SGAE pero no de las otras empresas. Hay que concretar bien la plataforma a escoger, porque con algunas no se altera el pagar a las otras empresas AIE y AGEDI.

¿EXISTEN ALTERNATIVAS A LA SGAE?

Ante los abusos derivados de la gestión de la SGAE, se han creado plataformas de internet que facilitan contenidos musicales de autores que no se encuentran dentro de los incluidos en los ficheros de este organismo. Es decir plataformas de lo que han denominado como “música libre”.

Entre estas plataformas se encuentra la denominada JAMENDO como difusora internacional de música libre, es decir de autores que ceden sus obras para difundirlas por este medio. Permite descargar música a través de la licencia Creative Commons y permite a los artistas que su música se difunda por internet manteniendo sus derechos comerciales, por lo que solo se comparte de forma no comercial y por tanto fuera del entorno de la SGAE y con cuotas mucho más económicas que aquella.

Otras plataformas, estas españolas pueden ser Música Copy, Magnatusenasi, MusicLeft, MúsicaLibre.info, MusicaLibre.es, Magnature.com, música con licencia de Creative Commons o Copy Left, etc.

En principio utilizando estos sistemas alternativos, los juzgados han comenzado a emitir resoluciones desestimando las pretensiones de la SGAE, cuando han utilizado en concreto licencia de Creative Commons o Copy Left, si bien por ahora son pocas.

¿CRITERIO DE LA UNIÓN EUROPEA SOBRE LOS DERECHOS DE AUTOR?

La Directiva 2016/0280 de 14 de septiembre, regulariza los derechos de autos, a fin de facilitar la flexibilidad internacional de los contenidos, debiendo los países miembros adaptarse a dicha normativa. A fecha 31/1/18 Bruselas aplica dicha directiva y liberaliza la gestión de los derechos de autor y permite la existencia de nuevos operadores.

Esta liberalización supone una mayor oferta lo sin duda redundará en un posible disminución de los precios.

La diferencia es que mientras la SGAE se crea sin ánimo de lucro, los nuevos operados tienen ánimo de lucro, son empresas independientes. Estos nuevos operadores han sido autorizados por el Ministerio de Cultura y el primero ha sido UNISON. Otra diferencia fundamental es que la SGAE está creada por los propios autores mientras que UNISON los autores no tienen control sobre la empresa que funciona de forma independiente.

UNISON interpuso denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, contra SGAE por el monopolio de tarifas impuestas sobre la música que escucha en las actividades de bares y hoteles, cuyo resultado es la apertura de expediente sancionador a la SGAE.

RESUMEN

Podemos llegar a las siguientes conclusiones:

1.- Que existe obligación de pago de las tasas correspondientes por derecho de autor (cuando se difundan música, imágenes etc.) siempre que tengamos un medio de difusión de los mismos (radio, televisión, Cd conectado a altavoces etc.).

2.- Que el organismo que hasta ahora se ha venido ocupando del control es la SGAE, sin bien hay otras entidades, como AGENDI que protege los derechos de los productores fonográficos (casette, Cd, radio etc.) y AIE que protege los derechos de los autores fonográficos (casette, Cd, radio).

3.-El hecho de abonar a la SGAE la cuota correspondiente no impide a las otras AGENDI Y AIE cobrar las tasas de sus respectivas competencias.

4.- Formas de evitar el pago:

  1. Retirando los aparatos de difusión (radios, televisiones etc.)
  2. Contratando servicios de plataformas alternativas
  3. En los casos en que se puede, desintonizando de los aparatos las conexiones de conflicto, asi en la televisión no sintonizando mas que canales de noticias y de deportes, dejando el resto de canales sin sintonizar.
  4. Instalando carteles en el local, que indiquen que no se reproduce ningún contenido protegido por derechos de autor (útil si utilizamos plataformas alternativas).

5.-La Unión Europea, en aplicación de la Directiva 2016/0280 de 14 de septiembre, ha liberalizado existencia de otros operadores con lo que se termina el monopolio regentado por la SGAE hasta ahora y facilita la libre competencia y por tanto que las tarifas sean más competitivas.

Nuestra Consultora puede ayudarle contestar reclamaciones, demandas e incluso sanciones interpuestas por SGAE. Nuestro departamento jurídico analiza cada caso de forma concreta y ayuda a empresas y emprendedores a cumplir con todas sus obligaciones sin que la coacción o el desconocimiento supongan una indefensión para su negocio. Si tras leer nuestro artículo tiene dudas al respecto de sus obligaciones, no dude en consultar con nuestros abogados especialistas en derechos de autor e imagen así como especialistas en SGAE.

Josefina Moreno

Abogada Asesoría Edac – La Central del Negocio

 

 

Related Post

thumbnail
hover

¿Por qué tu empresa necesita branding?

La pregunta de muchos: “¿Cómo mejoro mi negocio?” Como empresa especializada en la auditoría de otras empresas, nos encontram...

thumbnail
hover

Los riesgos de invertir confiando únicamente...

Los riesgos de invertir confiando únicamente en el prestigio mediático del gestor El presente artículo pretende ser una realidad latente ...

thumbnail
hover

Cómo dar continuidad a tu comercio....

Cómo dar continuidad a tu comercio. Adaptarse para sobrevivir. Dar continuidad a los comercios debe ser una prioridad para mantener la econ...

Deje su comentario