¿Cómo abrir una franquicia?

A la hora de abrir un negocio, las personas nos enfrentamos a una gran multitud de alternativas. Hoy, desde La Central del Negocio queríamos hablaros de una de ellas. Uno de los negocios rentables por excelencia: la franquicia.

¿Qué es una franquicia?

Una Franquicia es una relación comercial entre dos partes (el franquiciado y el franquiciador). El franquiciador es quien posee una idea de negocio y una marca y el franquiciado es quien paga un royalty al franquiciador a cambio de obtener una licencia y poder empezar o abrir el negocio utilizando la marca y el conocimiento acumulado del franquiciador a lo largo del tiempo.

De esta manera, un franquiciado puede cumplir su sueño de comenzar con un negocio propio, minimizando los riesgos inherentes a comenzar un negocio. Se minimizan los riesgos ya que se empieza pudiendo utilizar el nombre de una marca conocida y asentada en el mercado, en lugar de comenzar con una nueva marca cuyo grado de conocimiento fuera cero. Digamos que es la manera de ahorrarse la incertidumbre de la gente hacia una marca de nueva creación.

Como toda forma de negocio, tiene sus pros y sus contras. Lo cierto es que en el caso de las franquicias, la independencia no es absoluta, pues el franquiciado no tiene la propiedad de la marca y tiene que cumplir una serie de contratos con el franquiciador, así como una serie de requisitos. Por ello, es fundamental tener claros todos los aspectos del contrato antes de firmar y formalizar la relación. 

A día de hoy, es una forma de contrato muy extendida en el país, ya que permite que las empresas puedan expandirse y crecer sin tener que hacer grandes inversiones.  Esta forma de negocio se está expandiendo como la espuma entre la sociedad debido a que es un modelo de emprendimiento bastante rentable, según indican muchos expertos en la materia.

Breve historia de las franquicias

El término franquicia apareció en Francia durante la Edad Media, por lo que se podría decir que el término tiene cierta antigüedad. Sin embargo, el sistema de franquicias que conocemos hoy en día comenzó a fraguarse en Estados Unidosmediados del siglo XIX, cuando varios empresarios individuales decidieron unirse para llegar a determinados fines comunes. 

Con el tiempo, muchas compañías comenzaron a implantar este sistema con la finalidad de seguir creciendo sin necesidad de hacer grandes inversiones para su expansión. Años después, en Europa también se comenzó a implantar el sistema porque grandes empresarios se subieron al carro de esta nueva forma de hacer negocios.

En cuanto a la historia de la franquicia en España, conviene destacar que este sistema no se instauró hasta finales de los años 70, cuando algunas marcas extranjeras comenzaron a llegar a la zona. La mayor importancia la tomaron las cadenas de distribución alimentaria, que hicieron uso de este sistema para seguir creciendo.

No obstante, deberíamos apuntar que el verdadero desarrollo y profesionalización de la franquicia en el país se dio en los años 90. A partir de ahí, fue evolucionado, creciendo y aglutinando cada vez a más empresarios que quisieron hacer uso de esta fórmula empresarial para obtener beneficios.

A día de hoy, la implantación de la franquicia en España es un hecho innegable que ocupa muchos sectores de la actividad tales como la restauración, alimentación, moda, belleza, consultoría, etc. El éxito o el fracaso de las mismas depende, en gran medida, del estudio previo antes de dar el paso definitivo, ya que nos encontramos frente a un sector muy profesionalizado. 

¿Cómo aventurarse en el mundillo de las franquicias?

Contar con una franquicia supone aprovechar las ventajas de un modelo de negocio que ya ha sido probado en un mercado determinado y por tanto, un negocio cuyo éxito está sujeto a una comprobación previa (una garantía que no muchos modelos de negocio pueden ofrecer).

Si estás pensando en abrir una franquicia y ya tienes claro que es tu deseo, te enfrentas a uno de los momentos clave:  la búsqueda del franquiciador adecuado o el que más te convenga según tus intereses personales, tus objetivos, tus gustos, requisitos, disponibilidad, presupuesto…

Por lo tanto, conviene pararse a analizar una serie de cuestiones clave que marcarán el tipo de franquiciador al que tienes que dirigirte para lograr el éxito y los objetivos buscados. Por ello, llegados a este punto, una gran cantidad de expertos subrayan la importancia de contar con una asesoría de calidad en búsqueda de la franquicia rentable que más se adapte a tus requerimientos.

Es muy importante contar con la ayuda de verdaderos profesionales en el sector especializados en esta parte de los negocios con el fin de poner su conocimiento al servicio de tu búsqueda. Con la ayuda de estos profesionales, se comenzará a determinar el presupuesto, teniendo en cuenta que el primer paso a la hora de adquirir una franquicia es hacer frente a un cargo inicial y establecer requisitos financieros.

Estos profesionales te acompañarán en todo el recorrido y en tu investigación, contactarán con el franquiciador y con otros franquiciados para obtener el máximo de información de primera mano. Además, te ayudarán a firmar el contrato de franquicia y a hacer la inversión, teniendo en cuenta que el contrato sea favorable y en ningún momento contenga cláusulas desfavorables para ti. Cuidarán de que todo salga respetando tus intereses.

Contar con este apoyo es clave en la búsqueda del éxito como franquiciado. Estas personas conocen el entorno de las franquicias, puesto que se trata del mercado en el que trabajan. Por ello, estos pueden ofrecerte alternativas que tú ni siquiera imaginabas y aclarar mucho la situación de incertidumbre a la hora de emprender. 

Por otro lado, gracias a los servicios de tu asesoría de confianza, podrás valorar las alternativas con un punto de vista más profesional y experto en la materia, teniendo en tus manos multitud de opciones válidas. Además, un asesor te ayudará a ver más allá de los números y de los datos aportados por el franquiciador.

Otro punto importante en el que el asesor te ayudará es en la interpretación de la documentación, una tarea algo complicada si se desconoce el sector o no se conoce de manera profunda. Un asesor siempre te ayudará  a extraer lo más relevante y también a interpretar la documentación legal de cada contrato.

También el asesor te ayudará a hacer una criba de toda la información recibida y a analizar las alternativas reales a elegir diseñando las propuestas analizando las peculiaridades de cada una de las alternativas y los datos como canon de entrada, royalty, inversión… La ayuda del asesor no termina aquí, pues también ayudará a optimizar los recursos disponibles (tiempo, dinero…) y te proporcionará apoyo para la firma del contrato. Te puede acompañar en cada paso y vela porque se cumplan todas las cláusulas pactadas en las negociaciones previas.

En caso de estar planteándote entrar en el mundo de la franquicia y buscar un asesor de confianza, ponte en contacto con nosotros a través de cualquiera de nuestros canales.

 

 

Related Post

thumbnail
hover

Siete ideas de negocio en auge...

¿Tú también fantaseas con ser tu propio jefe? No tener que rendir cuentas a nadie, trabajar desde donde quieras, como tú quieras, cuando...

thumbnail
hover

Compra Venta de Empresas: Franquicia La...

¡Hoy queremos presentarte la franquicia de La Central del Negocio! ¡Conoce desde dentro todas las características y ventajas que ofrece n...

thumbnail
hover

Invertir con un menor riesgo a...

¿Te gustaría invertir con un menor riesgo? Únete a un Club de Inversión ¿Qué es un Club de Inversión o Pledge Fund? Un Club de Invers...

Deje su comentario